Testamento vital EGP Abogados

Testamento: Nociones básicas

El testamento constituye la voluntad de una persona sobre cómo tienen que repartirse sus bienes cuando fallezca, por lo que es importante realizarlo para garantizar un reparto justo.

El testador no siempre puede repartir su patrimonio como quiera. En España hay que respetar la figura jurídica de la legítima que marca los límites del reparto de los bienes a los herederos, llamados herederos forzosos. Son los descendientes del fallecido, y en su defecto, los ascendientes. De no haber descendientes ni ascendientes, el cónyuge viudo.

¿Qué debe contener el testamento?

En el testamento se mencionará a quién queremos dejar los bienes y cómo queremos repartirlos entre los herederos. Sin embargo, no es necesario concretar qué bienes dejamos a cada heredero. Tras el fallecimiento los herederos deberán hacer un inventario de los bienes y de las deudas que tenía el fallecido (si las hubiera), y proceder a su reparto.

Es posible que un testador desee dejar a una o varios de sus herederos un bien concreto (un inmueble, una joya, dinero, etc.). Es lo que se llama legado. Es posible hacerlo siempre y cuando se respeten los límites que imponen las legítimas.

En el testamento también pueden designarse a quienes nos gustaría que fueran los tutores de nuestros hijos en caso de fallecimiento. También es posible incluir otras disposiciones, como limitar la fecha o edad en la que un determinado bien pasará a ser propiedad de un heredero, e incluso designar albaceas testamentarios.

 

Según el Derecho Civil, la herencia queda dividida de la siguiente manera teniendo en cuenta el derecho de los herederos forzosos:

  • Los hijos y descendientes: tienen derecho a dos tercios de la herencia, uno de ellos a repartir a partes iguales y el otro (conocido como “de mejora”) según disponga el testador.
  • Los ascendientes (siempre que no haya hijos ni descendientes de estos): tienen derecho a la mitad de la herencia o a un tercio de la misma, si hubiera un cónyuge viudo.
  • El cónyuge: tiene derecho a un tercio de la herencia en usufructo, si hubiera hijos o descendientes; a la mitad de la herencia en usufructo, si existen ascendientes, o a dos tercios de la herencia en usufructo en el caso de que no hubiera ni ascendientes ni descendientes.

 

Las Comunidades Autónomas con Derechos Civiles propios en cuanto a la definición de la legítima y reparto de la herencia son: Aragón, Baleares, Cataluña, Galicia, Navarra y País Vasco.

 

Le invito a que se ponga en contacto con EGP Abogados para solicitar información o resolver cualquier duda al respecto, así como para que le asesoremos legalmente ante una herencia.

Publicado por EGP Abogados

Deja una respuesta